El Banco Central vendió US$ 588 millones esta semana

La situación económica se complica día a día. El mercado no descarta nuevas medidas.

El Banco Central no logró frenar el drenaje de sus reservas: la entidad vendió este jueves US$ 88 millones en el mercado. Así, en una semana excepcionalmente corta, por el feriado de este viernes, el organismo se deshizo de US$ 588 millones y elevó el rojo anual a los US$ 2.500 millones.

La sangría, que comenzó en la segunda quincena de enero, se agudizó en marzo, en un mes donde se sintió fuerte el impacto de la sequía en los ingresos del agro. En lo que va del mes, el organismo ya vendió US$ 1.459 millones en un combo en el que se sumaron contadas importaciones, demanda de energía y compras de provincias y empresas para hacer frente a compromisos financieros.

La fragilidad de la situación es elevada: en la consultora 1816 estimaron que en el Central las reservas netas no superarían los US$ 1.500 millones. Y, aunque esta semana el Gobierno haya salido con anuncios de desembolsos internacionales, haya postergado el pago al Fondo Monetario para la semana que viene y haya ejecutado un canje “compulsivo” de deuda para el sector público, el mercado cree que se necesitarán medidas adicionales para contener el rojo.

Fue una semana movida para el equipo económico: siete días atrás el Banco Central tuvo que salir a convalidar una suba de tasas de interés, el lunes el Ministerio de Economía se vio obligado a desmentir rumores de desdoblamiento cambiario y el martes salió con un canje de deuda pública. que a todas luces parece apuntar a conseguir financiamiento en pesos y, al mismo tiempo, monitorear la brecha.

El canje, que si bien ya fue instrumentado en el Boletín Oficial aún espera nuevas regulaciones para poder estar operativo, tuvo si un efecto en el precio de los bonos. Los títulos en dólares cayeron más de 1% y el riesgo país quedó al filo de los 2.500 puntos, en una marca que no veía desde principios de noviembre último.

Las noticias también sirvieron para “desinflar” en parte a las cotizaciones financieras: el contado con liqui, que había llegado a superar los $400 al principio de la semana retrocedió y este jueves terminó en $389; mientras que el dólar MEP finalizó apenas por encima de los $379. También alcanzaron a contener al blue, que esta semana llegó a tocar su máximo histórico nominal de $394, y este jueves cerró a $389.

Un dólar paralelo orillando los $400 inquietó al Gobierno, aunque en el mercado advierten que si se toma en cuenta la inflación, el precio del billete debería estar más cerca de los $600 para alcanzar un valor “de crisis”.

En la City analizan el impacto de las medidas tomadas esta semana y las miran con recelo. El economista Fernando Marull, de FyM Asociados afirmó: “Hoy el BCRA tiene pocas alternativas para sostener esta dinámica si no toma decisiones”.

Para Marull, sin medidas adicionales, la inercia de las reservas, con US$ 23.000 menos de liquidaciones del agro por el impacto de la sequía, el Banco Central perdería este año US$ 9.500 millones y las reservas llegarían en rojo a finales de 2023. El organismo podría intentar detener la sangría con algo que ya se vio en esta administración: “menores pagos por energía, ahorro en turismo, cepo y mayor deuda de importadores”.

Pero en el mercado esperan que el Gobierno intente revertir la balanza por el lado de la oferta de dólares. Aquí es donde las ideas de tipos de cambios diferenciales para nuevos sectores aparece como una salida de corto plazo.